El perro

Cualquier raza de perros puede practicar canicross y competir en los eventos y carreras que se programen, siempre  y cuando estén en buena forma física y superen el control veterinario. Los perros participantes deben tener como mínimo un año de edad el día antes de la carrera y un máximo de diez años. Los perros que superen los ocho años de edad serán evaluados con especial atención por el veterinario, valorando si se encuentran en buena forma física. En general, no suelen admitirse en las competiciones la participación de perros peligrosos, no refiriéndonos a razas concretas sino a ejemplares concretos, que por su comportamiento se considere que no deben participar en la carrera debido a que puedan suponer un peligro a otros participantes.

En la práctica de este deporte, el corredor debe pensar en su compañero de entrenamiento tanto como en él mismo. Una vez que se empieza a entrenar, los mismos principios que rigen la mejora física humana, son aplicables al perro. Éste debería pasar por el veterinario para comprobar su estado físico y descartar posibles anomalías y aplicar los mismos principios de progresión que aplican los corredores. El respeto al perro debe ser máximo y está totalmente prohibido que el perro corra detrás del guía, dar tirones y por supuesto cualquier tipo de maltrato físico o verbal al perro, siendo sancionado el corredor que lo incumpla.

Además, antes de empezar cada carrera, se debe pasar un nuevo control veterinario donde se acredita que el animal tiene en regla sus vacunaciones y que se encuentra es un estado adecuado para participar.